Cuando lo que ‘crea’ un nuevo alimento es el envase

Cuando lo que ‘crea’ un nuevo alimento es el envase

La empresa Alnut, interproveedor de Mercadona, ha basado su innovación en la búsqueda de nuevos productos alimenticios que puedan comenzar a comercializarse en uno sus dos únicos envases: el bote de plástico y el ‘pouche’.

En la planta piloto de I+D+i de Alnut hay dos máquinas Thermomix, similares a las de nuestras cocinas. De ahí surgen los nuevos productos con los que la compañía, instalada en Carlet (Valencia), abastece de potitos de fruta, postres lácteos y pouches (envases flexibles y de plástico) a todos los Mercadona de España. La empresa pertenece al Grupo Alimentario Citrus (GAC), que también es responsable de las ensaladas y verduras envasadas que se venden en el gigante de los supermercados bajo la marca Verdifresh. Y con esas dos Thermomix se han propuesto innovar en su campo.

Allí, cada día, se prueban nuevas recetas y combinaciones que sería imposible testar utilizando las enormes instalaciones de la fábrica. Cuando tienen éxito, los ingredientes salen de la planta piloto para pasar a la real. Máquinas y robots en los que el primer paso para fabricar el producto similar al del laboratorio: dos máquinas tipo ‘Thermomix’ enormes en las que caben hasta 3.500 kilos.

¿Pero cuál es la clave del éxito de una formulación aparentemente tan sencilla? Innovar para adaptar el producto a sus envases. Alnut solo trabaja con dos recipientes: los de plástico y los pouches. Empezar a hacer potitos en plástico ya fue un gran reto: «Los clientes querían envases de cristal», explica Rafael Boix, director general industrial de GAC. Poco después, surgieron imitadores.

En el último año ha tenido dos hitos. Uno, los smoothies de frutas que también se venden en pouches. «Nadie los comercializa como nosotros», explica Boix, que defiende que así consiguen un producto mucho más ecológico, apetecible y fácil de transportar. El segundo son los yogures que no necesitan frío. Para obtenerlos GAC investigó junto con la Universidad de Lugo para conseguir un producto que mantuviese las propiedades y el sabor del yogur normal.

Cuando lo que 'crea' un nuevo alimento es el envase

Fuente: www.elmundo.es